DRAGONCITO

UNO Su vida era normal. Todas las mañanas con un latido presuroso al escuchar el despertador, abría sus ojos mirándose el rostro reflejado en el espejo de la habitación. La pierna izquierda, ortopédica tropezaba con todos los objetos en el piso. La derecha, entumida, resistía el cuerpo que se balanceaba … Leer más