EL HABLA EN HEIDEGGER  

 

 

El habla habla

y eso es suficiente.

 

El destinar del habla

nos llega al encuentro,

es una donación

que nos hace hombres

en tanto que hablantes.

 

De esta forma

se expone lo real y lo irreal

en el recogimiento

que es amparo de nuestro preguntar.

 

Cuando el hombre

dirige su pensamiento a lo que es

encuentra el habla

y eso no debe extrañar.

 

Cuando accede a lo que del habla se muestra

su correspondencia es una donación.

Por esto el pensamiento

debe acercar a lo universalmente válido,

que es la esencia,

para convenir la esencia del habla.

 

Mas dilucidar el habla

es permitido sólo si el hombre

se dirige al lugar de su esencia

y no a la propia.

 

Esto es,

al recogimiento

en el advenimiento-apropiador.

 

Es aquí donde puede acoger,

estar dispuesto a…

en la llegada,

en lo venido que nos apropia

en tanto que hombres.

 

Según Heidegger,

el habla misma es:

el habla y nada más.

 

Y pregunta:

¿qué hay del habla misma?

Para contestar:

el habla es el habla.

 

Esto es una confrontación

con lo que se busca:

la esencia del habla.

 

Es un abismarse

que no se suma al vacío

sino a la altura.

Es un caer a la cima.

 

Prefiguración de la nada,

recuerdo de Ser y Tiempo,

la altitud abre una profundidad,

la morada para la esencia de los mortales.

 

Es decir,

el llegar al hablar del habla

como advenimiento en dicho hablar.

 

¿Y qué del hablar?

 

Se habla despiertos y en sueños.

Hablamos continuamente.

Hablamos incluso

cuando no pronunciamos palabra alguna,

y cuando sólo escuchamos o leemos.

Cuando nos sumimos en un trabajo,

cuando estamos dedicados al ocio.

Siempre hablamos de algún modo,

pues el hablar es natural para nosotros.

 

Pero no es nuestro hablar

el que interesa.

Es el hablar del habla,

el lugar de su esencia.

 

¿Dónde hallamos semejante hablar?

Parece que en lo hablado.

En lo que por de pronto

se ha dicho

y permanece,

en la profundidad de su permanencia.

 

En el perdurar

que de lo hablado

resguarda el hablar.

 

Consumación como actualización.

 

Potencia de una afirmación hecha ya

pudiendo ser un comienzo en un decir.

 

Mismo que conduce a un lugar anónimo,

apertura a una forma inédita de existir.

 

Hablado puro.

Poema.

 

Queda en ti su aparecer.

Deja un comentario