RONDA PARA ANDREA

 

Suena la campana de los vivos,

un hombre vivo la hace sonar.

 

Como en el circo

cuando salen los tigres.

Tigres vivos que rugen,

público ardido como las aureolas.

 

La muerte es para los muertos.

Permitamos a ellos la paz.

 

Obliguémonos a seguir,

pues hay cosas por hacer.

 

Por ejemplo:

aprender a tocar guitarra,

mirar las imágenes en movimiento,

recordar las acciones vivas

de los muertos.

 

Ellos estarán en nuestra memoria,

y de esa manera recorrerán el mundo

y podrán ver los tigres traspasar el fuego.

 

Dedícate a escuchar,

a meditar,

a encontrar el sentido de tu vida.

 

Llegará la hora para todos.

Ya ha llegado para muchos.

 

Por ahora no detengas tu tiempo

en el tiempo de la soledad.

 

Ruge también, como en el circo,

canta la vida con voz inmortal.

 

Y recuerda que el poema

nos alivia en la tristeza.

 

 

  • Hace ya casi 10 años, en la vía Medellín-Bogotá, hubo un accidente en el cuál una familia completa perdió la vida, a excepción de una niña llamada Andrea que, ahora, no tendría con quién vivir. No sé qué ha sido de ella, era amiga de un guitarrista (Hernando) que solía acompañar a mi ex-esposa Paula Botero, cuando nos maravillaba con su voz. Hernando me pidió que le escribiera algo, pues, quería musicalizarlo. No sé en qué quedó la intención. Hoy me acordé de la niña, Andrea. Para ella, una feliz vida donde se encuentre.
  • La fotografía es de Janeth Raga, para ella mi abrazo.

Deja un comentario