CARBURE

 

pisotear el rastro,

es pisotear el rostro.

edmond jabès

 

 

después de la ruina de una teología que intentaba un cielo más que cielo, la cruda realidad de una figura desvaída, olvidada, entronizada en el crimen. dios ha muerto, y el vacío de los seres huérfanos es el riesgo de la nueva existencia. ese nihilismo que otros arguyen como final de los valores supremos, es el detonante de la nueva esfera de las poblaciones que no conocen su ausencia, que a pesar de su deceso encuentran sentido. dios ha muerto nos lleva a la sana encrucijada de encontrarnos en lo que somos y poseemos, ciertamente en el anuncio de los iniciados. pero de la muerte, nada se sabe. quizá restablecimiento encendido en el viejo océano de un hombre que dominaba con locura e inteligencia la noche de lo venidero. olas, olas, olas que hacían naufragar y llegar a tierras inhóspitas y seres nuevos que nadaban en el mar como sesudos pulpos de baldíos orígenes: cuerda tensada, horizonte del superhombre. qué otra cosa sino entrar en sus vaivenes para rendir homenaje a la misión de los mil ojos. qué otra cosa sino edificar el día con su oleaje en el entramado de las palabras que acusan un nuevo designio: existencia angustiante de un amigo solitario encargado de un corazón que se ama en la propia creación para, efectivamente, ser dios de sí mismo y desparecer. como todo buen dios.

 

Nota 1: Carbure fue una de las bandas más representativas de la música rock de los inicios de los 80’s. A mi parecer, la más honesta musicalmente hablando en el conjunto de las agrupaciones que en esos tiempos existieron en la ciudad de Medehollín. Sus líricas son contundentes, pensadas, con una crítica social y una belleza poética como pocas. Un saludo a sus ex-integrantes desde esta humilde puesta en escena.

Nota 2: Si no has escuchado esta banda, y te consideras “rockero”, no sabes de lo que estás hablando.

Nota 3: El texto está tomado, con variaciones mínimas, de mi libro mancha negra y furia o jugada maestra (una experiencia personal del metal, el punk y el harcore de medellín), primera edición.

Víctor Raúl Jaramillo

 

Imagen: Carátula del supersencillo de Carbure, donde quedaron consignadas sus canciones más emblemáticas: Hombres en Serie, El Faltón & Carne y Hueso.

Deja un comentario