Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

(Como a todos)

(Como todos)

Siempre estoy al borde

Al borde de ser nada

Al borde de ser todo

Y no hay una predilección en ello

Simplemente eternos brochazos grises que van haciendo el lienzo desordenado de nuestra vida

Algunos grises tan pálidos que angustian como una navaja que resulta muy cruel

Algunos grises tan oscuros que nos aterran como a los niños (que siempre seremos)

Niños en la absoluta oscuridad

No es el negro el que tapa los ojos, es el gris oscuro

Por esas cosas siempre te pediré que me “dejes” escribir

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos