Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

Mapas, mapas, mapas

Hasta hace poco, las bases de datos no contenían ninguna información relacionada con la ubicación diferente de una cadena de texto que enunciara una dirección o un lugar poco preciso. Después de la creación de sistemas de información geográfica o geoespacial (GIS), los datos están relacionados con un punto o conjunto de ellos en un espacio y pueden ser analizados como parte de un territorio, “darle un lugar a la historia”.

Un sistema de información geográfica permite la organización, almacenamiento, manipulación, análisis y modelización de grandes cantidades de datos procedentes del mundo real que están vinculados a una referencia espacial, facilitando la incorporación de aspectos sociales-culturales, económicos y ambientales que conducen a la toma de decisiones de una manera más eficaz [1]. Una versión de escritorio (completamente libre y manipulable) es QGIS:

http://www.qgis.org/en/site/

También hay aplicaciones como Ushahidi que permiten recolectar información georeferenciada en tiempo real: “No obtengas solo los datos, obtén la historia completa”

https://www.ushahidi.com/

Este tipo de aplicaciones han tenido gran acogida por la importancia de su uso, por ejemplo, monitorear elecciones y respuestas en catástrofes. Incluso en Colombia, la Unidad de Manejo y Análisis de Información Colombia creó una aplicación con este último propósito llamada Monitor Humanitario:

http://monitor.umaic.org/

 

 

** Desde Editores de Ciudad queremos hacer veeduría ciudadana usando estas aplicaciones.

 

Información por: brolin

 

 


[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_informaci%C3%B3n_geogr%C3%A1fica
[2] Algunas imágenes tomadas de http://www.flaticon.com/

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos