Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

Desparche: ¿Por qué deberíamos preocuparnos por el color?

En nuestro juego La ciudad amada y odiada denunciamos este tipo de discriminaciones, en las que llevar un color se convierte en un peligro.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos