Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

 

Briznas de rocío

en olvidada hierba.

Luis Fernando Macías

Todo tiene su savia:

la silla

la casa

la música

Tus pechos

¿Y esas hojas

que nadie cuenta?

¿Y la arena populosa

que nadie podría contar?

¿Y esas plantas

que son constelaciones

de plantas infinitas?

¿Y ese mar impredecible

que nos recibe cada noche?

Todo parece ser algo

y continuar

Seguir el paso

de tiempos errantes

Pero nosotros

cuencos de angustia y vacío

morimos en el acto

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos