Vigilar el poder, mapear el placer y habitar Medellín

Ruck & Rugby desde Castilla

“El rugby me enseñó que los sueños si se cumplen, no hay que rendirse y que hay que seguir trabajando”: Carol Viviana Carmona, deportista Selección Colombia.

Que el rugby es para machos, que las señoritas no deberían practicarlo. ¿Acaso las personas que piensan así sabrán que la Selección Colombia femenina de rugby es una potencia suramericana y que a nivel mundial se ganó el respeto de esta disciplina?

Al rugby femenino lo discriminaron. Mientras hay países que tienen equipos masculinos que cuentan con al menos 100 años de historia, a las mujeres apenas les prestaron atención hace 40 años, pero desde sus inicios se convirtió en un deporte popular.

“En Colombia el rugby femenino es diferente a otros países porque crece a la par del masculino, internacionalmente somos una de las selecciones más respetadas, tenemos mucho apoyo y todo se hace equitativamente, eso hace que el nivel suba”, explica Andrés Felipe Zapata, mánager general de la Selección Colombia.

Foto: Vanessa Gutiérrez

Los entrenamientos se parecen a un partido, mientras se amontonan para intentar atrapar el balón se forma un ruck, un momento en el que una o más jugadoras se agrupan alrededor de la pelota que está en el suelo.

Aunque esta disciplina inició en Eafit, UPB, la Universidad Nacional y la Universidad de Antioquia, en la que solo los estudiantes podían acceder a ella, con el tiempo se volvió barrial, se convirtió en el parche de la gente. Actualmente tanto la Liga Antioqueña, la Federación Colombiana de Rugby y la cancha principal están en la unidad deportiva de Castilla, comuna 5 de Medellín.

“Castilla fue un epicentro de violencia, pero con la cancha se volvió una zona de paz, no hay fronteras, nadie te pregunta de dónde sos, el barrio y el deporte se unieron”, dice Zapata y asegura que los valores del rugby hicieron un cambio social en el sector pues el deporte transforma el pensamiento de las personas.

Foto: Vanessa Gutiérrez

“Empecé a jugar por terapia, pero el rugby me impregnó de valores como es el honor, el respeto y el compañerismo”: Karla Rivas Portocarrero.

Las rugbistas colombianas son unas tesas. Ha sido de los pocos deportes de conjunto que obtuvo la clasificación a Juegos Olímpicos de Río-2016, terceras en los Juegos Panamericanos Lima-2019 y jugaron la final del clasificatorio a la Copa Mundo de la disciplina. ¿Aún hay gente que sigue creyendo que el rugby no es femenino?

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Xenofobia
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos