Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

Don Bosco vive

Crónica por : Editores de ciudad – El Ciudadano.

Cuando llegué a Ciudad Don Bosco me sentí algo confuso y perdido, ya que nunca había estado en un lugar grande y silvestre. Me sentía solo y aburrido, me puse a observar y veía mucha gente, escuchaba mucho ruido, y como no conocía a nadie  me le acerqué a una hermosa chica que me llamó la atención y le hice la siguiente pregunta, ¿Por qué hay tanta bulla y tanta gente? Ella me respondió y me dijo que era el mes y la fiesta de Don Bosco, le dije yo, ¿Quién fue Don Bosco? Me dijo que había sido un santo que daba su amor por los más necesitados y desamparados. Luego de eso, pude entender que era lo que pasaba y me despedí de la bella chica que me había llamado tanto la atención. 

Al rato me puse a caminar y me senté por un momento, me puse a pensar y dije: gracias, Dios, por las oportunidades y por traerme a Ciudad Don Bosco, porque sé que aunque no haya conocido él está arriba viéndome y está en mi corazón mostrándome el camino que debo escoger, para que me vaya bien en la vida y haga todo, como él lo quería: “buen cristiano y honesto ciudadano en la sociedad”, para así ayudar a los demás y depender de mí mismo, pero haciendo todo de la mejor manera. “Don Bosco vive”…

Cuando yo era pequeño, mi madre me llevó a viajar por demasiados lugares. En primer lugar fueron varios pueblos los cuales eran La Ceja, Santa Bárbara, Abejorral, Montebello, lugares que disfruté demasiado con mi hermana, mi madre, mi tía y mi prima, eso ocurrió cuando tenía 10 años. Después volvimos para Medellín, empecé a estudiar de nuevo y en las vacaciones del colegio yo le dije a mi madre que quería conocer todo Medellín. 

Ella me dijo, esperemos algunos días para ver si se puede, a los días me llegó la noticia, hijo sí se puede realizar el conocimiento de Medellín. Ese día pude cumplir mi sueño de poder conocer la mayoría de Medellín. 

Días después, llegó el día para entrar de nuevo al colegio y mi madre me dijo que me pusiera algunas fortalezas para poder ganar el año, y sí, me dije en mi mente, tengo que cumplir con mis compromisos y responsabilidades y ser el mejor estudiante , y en verdad se cumplió esa realidad que mi madre deseó.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos