Vigilar el poder, mapear el placer y habitar Medellín

Mi barrio: mi primer patio de recreo

Almar es encontrar caminos posibles para ser el maestro que siempre quisimos tener.

Trabajamos de forma especial el vínculo como principal herramienta de empatía, porque para construir hay que poder entender y aprender a cuidar al otro. Este mapa recoge las historias de nuestra niñez, un recorrido bonito por nuestras cuadras y por la memoria de hacer pedagogía desde la historia, desde aquello que contamos.

En una ciudad solo se puede ser feliz desde lo colectivo

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Xenofobia
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos