El Punk de Caracas desde Agente Extraño

Un germen indestructible

La música de Agente Extraño es un punk rítmico, intenso y visceral; sus letras se mueven entre asuntos íntimos y lo que están viviendo ahora que tiene una urgencia de denuncia. En el 2019 ya no se trata de ser espectador solidario, sino de vivir la crisis en todos los huesos. Uno escucha una banda con los instrumentos muy ensamblados y compactos y una guitarra que jala la canción y el ánimo, donde luego una voz irrumpe con el desparpajo del punk.

Provea, Agente Extraño y Humano Derecho son los socios principales en un compilado de Punk de Venezuela. Justo por los días que realizamos esta entrevista, la persona encargada de imprimir los afiches de ese disco había sido apresada; ya para la entrevista parte del susto había pasado porque lo habían liberado, pero la sensación de persecución seguía.

Posiblemente no estaban persiguiendo la música, sino la caratula misma del disco, hecha por el famosos Nelson Garrido, donde se veía a una persona con máscara de cerdo y una boina roja, dos personas fuertemente armadas, una también con boina y otra que parecía más como de crimen organizado. En los detalles de la mesa está Carlos Andrés Pérez, un Chavez joven y estilizado, una calavera, bananos, micrófonos y elementos de brujería.

En ese momento se trata de entender qué va a pasar con la Ley contra el Odio que domestica la protesta y el activismo, porque si se hace un comentario en una red social en contra del gobierno, puede ser clasificado como odio y causar cárcel. Igual, ellos se cuidan de no ser encasillados y de no estar en ninguno de los bandos políticos.

“Nosotros no nos montamos en tarima del gobierno, ni en tarima de la oposición”.

La primera vez que tocó Agente Extraño fue en la Organización Nelson Garrido y ellos consideran a la persona que aporta el nombre -en juego- a ese especie de castillo para inadaptados, parte esencial de la historia del Punk en Venezuela.

“Para mí el primer Punk venezolano es Nelson Garrido. Un tipo demasiado combativo e irreverente. (…) El Punk es una filosofía de vida, una conducta y un planteamiento, una vivencia de no creerte lo que están diciendo, escudriña y entiende, eso es el Punk para mí”.

El principal orgullo para esta banda fue cuando Wincho -bajista de Sentimiento Muerto- les dio un abrazo y las gracias por el concierto que conllevo a ese disco. Ellos se empezaron a activar y a trenzar unas conexiones intergeneracionales para darle respuesta a un momento histórico y se empezaron a mezclar con movimientos sociales aún confundidos cuando hicieron un concierto donde la entrada se pagaba con medicinas.

“No hay una parte del mundo donde sea más consecuente ser Punk que ahora en Venezuela”.

Lograron ser pioneros en una reacción y desencadenar un activismo en la gran escena del Rock (Punk, Rock-punk, Ska y Harcore), reencaminando cierta independencia en la escena y motivar -a tal punto- que bandas históricas que estaban inactivas volvieron a ensayar y a componer.

“De todo este peo, nosotros despertamos… había un silencio de las bandas de los 80’s y los 90’s, empezaron a sacar vinilos y ensayar bandas (…)”.

En este compilado se puede ver qué letras de los 80’s vuelven a encajar en la Caracas del 2019. El compilado se llama Ministro Cuál es Su Trabajo y está inspirada en la letra de la canción Miraflores de la banda Sentimiento Muerto.

“Miraflores” es una canción que habla de alguien que quiere ser ministro para tener una casa grande y para oír los ruegos de la gente; “Luces en las Autopistas” habla de operativos, de represión, de inflación y de gente muriendo de hambre; “Venezuela” es una canción que habla del robo al erario público; “Iluso” es una canción que muestra gente comiendo en la basura y “Hasta cuándo” cuestiona el conformismo de la gente.

Hoy la escena del Punk en Venezuela sufre del desmembramiento de bandas -con miembros regados por todo el mundo, en una migración de emergencia-, pero también tiene nuevos mojones como a la reactivación de IV Reich, la constancia de Desorden Público -que es Ska, pero siempre cercanos a la escena por sus letras- y el surgimiento de bandas de jóvenes (y hasta adolescentes) como Petróleo Venezolano.

La historia desde la perspectiva de Agente Extraño y Francisco -un selector (coleccionistas y dj) de Punk- es desde colecciones como Tierra del Sur, donde se podían descargar maquetas piratas y luego Punk en Venezuela, con lo que se ripiaron canciones y se armaron biografías. Quizá más atrás y con una trayectoria distinta a otras ciudades, ellos recuerdan las Minitecas (fiestas portables), unas tres irreverentes donde resaltaba Aseo Urbano -que era el nombre la empresa pública de aseo-. Recuerdan las invitaciones a las fiestas que sucedían en distintos lugares, con el logo de un camión de basura desde atrás, que la gente iba relacionando con música de los Ramones y La Polla Records.

Parece ser que la idea de revocar al mal gobierno y la idea revolucionaria engulló buena parte del Punk de Venezuela y ahora vuelve a surgir o a salir de las vísceras del animal. Ahora empieza aceleradamente una reflexión histórica y la necesidad reencontrarse como parte de una región, cuando se viene de una época donde era más cómodo ser venezolano que latinoamericano. Había reflexiones que simplemente se volvieron innecesarias en una época.

El Punk o el anarquismo se vuelve en una reserva reflexiva interesante para superar posibles manipulaciones que inviten a escoger entre pocas alternativas prediseñadas. De alguna manera esta “movida” en Caracas de fotografos, músicos, comunicadores y algunos establecimientos (que son memoria por la música que guardan y encuentro), pueden estar mostrando la inicial fuerza y la acción microscópica pero constante de la alternativa artística -que puede generar un movimiento social en el momento que se conecte con esa gran juventud-.

Agente Extraño oxigena la narrativa de un país y se encuentra con otras líneas que -aunque tenues- también pintan un continente y nos regala una potente y simple comprensión: tanto la derecha y la izquierda quieren adormecer a los jóvenes y sólo los quieren como seguidores.

Fuentes

  • Entrevista en Caracas en septiembre de 2019 a Agente Extraño y etnografía en dos toques.

 

 

Deja un comentario