MI ÚLTIMO DESEO

Es extraño saber que la vida va y viene, y no saber en que momento perdemos o ganamos, es diferente cuando un ser tan querido como la madre nos falta, cuando alguien tan especial y único en nuestras vidas no se vuelve a escuchar y ver, cuando te hace falta escuchar su voz o simplemente ver cómo te ofrecían un plato de comida.

Mi madre una joven de 42 años recién cumplidos, ella sufría mucho debido a sus enfermedades, era terrible verla llorando y gritando de dolor. Yo apreciaba cómo le pedía a Dios que se la llevara,que le quitara la vida, irónico el universo así fue, Dios se la llevo. Mi madre siempre me amo y una madre por más que cambie y por más que haya hecho cualquier cosa, nunca deja de ser madre.

Supongo que uno presiente la muerte, mi madre el día que murió realizo las cosas de una manera diferente, uno alcanza anotar que pasa algo pero nunca imagina lo peor, mi preciosa madre siempre se despertaba cuando me escuchaba llegar del trabajo, y esta noche ella me espero no se durmió, es algo extraño pensar en la última vez que la vi tan solo anoche, a un más extraño, es haber sentido ese calor de ella su ultimo abrazo su último beso en mi mejilla, recordar eso me hace sentir sensible y bueno es simplemente triste pensar que no volverás a sentir el rose de sus labios en tu mejilla.

Ella se despidió de una manera anormal, diferente. como presentía la muerte que durmió al lado de mi abuela, Hija y madre juntas algo que nunca ocurría. A mi me paso algo lo que era el cansancio, el hambre, el dolor físico lo deja uno de sentir en una emergencia.

Me acosté y nunca pensé que sería la última vez que dormiría bajo el mismo techo con mi mama. Me acuerdo que me Deserte por los gritos de mi hermano, gritándole a mama, como quisiera que simplemente hubiera sido una broma, que el simplemente se hubiera puesto a charlar, saben algo uno se quiebra, uno no sabe qué hacer cuando ve una madre en el estado como estaba ella, ella estaba muy grave critica con un ronquido dejando de respirar, ella simplemente tenia mas su vida en la muerte que en esta tierra.

Al ver mi madre en una situación tan mal, ella no reaccionaba, a duras penas respiraba sin conocimiento, la veía pálida con las manos muy frías, creo que fue cuestión de segundos en lo que vi una camiseta y una sudadera y sin pensarlo eso fue lo primero que me puse. algo que me prometí desde ese momento era empezar a ser ejercicio, el dolor que sentía en mi al tratar de sacar a mi madre y no ser capaz de levantarla, es algo que me destroza y sin embargo creo que con la mayor fuerza y no sé de dónde saca uno energías en ese momento logre sacarla hasta las escaleras de mi casa, y ahí unas almas caritativas 5 personas sacando a mi madre, eso es un dolor muy grande esa impotencia de querer levantarla y no poder.

De alguna manera logre que mi madre entrara a un taxi, sin ninguna reacción solo respiraba, por más que la llamase, por más que la moviese nunca reacciono. Sé que por cuestiones de salud en este país pasamos por dos hospitales. Mi madre debía ser atendida de una urgencia inmediata en el hospital san Vicente de Paul, el único que la atendía en ese estado. Fue impresionante cuando llegue sentía que todo el mundo se movía más lento, mientras que yo sentía que me movía suprema-mente rápido se que llamaba a gritos pidiendo una camilla para poder trasladar mi madre.

Al taxista alma bendita no sé cómo se llama pero le agradezco inmensa mente el haber ayudado, sé que solo no hubiese cargado a mi madre. En ese momento que se abren las puertas del taxi mi madre con una respiración corta y sin mostrar algún tipo de reacción se veía deteriorada.

Vuelve y juega el sistema de salud, la sala de urgencias estaba muy llena no daba abasto, recuerdo que quebré un vidrio y saque una camilla de madera y la puse en la espalda de ella. mi madre la saque junto con 6 hombres en una tabla de emergencias de esas donde atienden a quienes tienen accidentes, donde dan los primeros auxilios para levantar la gente de donde este.

La llevamos hasta la habitación de reanimación la descargue en el piso. En ese instante veía como 6 doctores dejaban de hacer lo que hacían para entrar a esa habitación, fueron corriendo. Es inexplicable ese sentimiento impotente de ver a una madre en ese estado. Yo ya no podía hacer nada más dependía de los médicos.

Sé que ellos hicieron lo mejor posible, yo veía como entubaban a mi madre como empezaban a conectarla y a inyectarla para aplicarle droga. Veía como de la entubación salía toda esa sangre de ella y créanme sentía eso, uno siente ese escalofrió un dolor que atraviesa. Me sacaron de la habitación. Salí y sentía como todos me miraban, debió haber sido mi cara de desespero. pasaron 5 minutos y me sentía muy cansado y adolorido supongo que fue por haber llevado la fuerza al límite. Si se preguntan mi madre pesaba 121 kilos.

Me sacaron de urgencias a esperar. A mi madre le hacían exámenes creo que fue la primera vez que la atendían tan rápido. Llego un momento en que el doctor me llamo, yo estaba solo en urgencias con ella, sé que tenía lágrimas en la cara y obvio estaba triste y desesperado, el medico me dijo estas palabras “ tu madre no va a sobrevivir de esta hospitalización, su estado de salud fue muy malo y ya por sus secuelas no soportara mucho, debido a que ingreso casi sin respirar sin latir su corazón, ya sus riñones habían dejado de recibir sangre y el cerebro no se sabe cuánto tiempo dejo de recibir oxígeno, así que abisele a la familia por que pueden ser horas días semanas pero ya es muy poco probable que se recupere de esto” estas palabras destrozan, el doctor se equivocó no fueron horas ni días ni semanas, fueron minutos eso tardo mi madre en dar su último respiro.

Yo estaba ahí cuando vi a mi madre dar su último aliento y como falleció. Mi madre murió a las 12.47-8 pm y la verdad fue duro, pero lo que más duro me dio y que no quiero jamás repetir es tener que avisar a la familia, tener que contar que mi madre había fallecido eso me destrozo me desgarro me dejo sin alma.

A mi madre le cumplí su ultima voluntad, yo hablaba con ella antes y me decía que cuando muriese no la velase, que ella simplemente quería que la cremaran y ya, y así fue mi madre murió y el hospital me entrego el cadáver a las 3 de la tarde y alas 6 PM ya estaba cremando a mi madre

Se cumplieron todos los deseos de ella, se cremo como lo quiso, uno nunca esta uno preparado para esto pero es consiente de que todos tenemos que pasar en algún momento por esta situación.

Valoren a cualquier familiar que tengan ese es el mejor consejo que puedo dejarles a quienes quisieron leer.

Historia de vida de Miler Elias Angel

Deja un comentario