Vigilar el poder, mapear el placer y habitar la ciudad

El ‘Pequeño Oso’ que va creciendo a ritmo del rap en Cúcuta

Ibsen Chirinos, también conocido como “Little Bear” (pequeño oso en español) llegó a Colombia desde Venezuela hace tres años. Su trabajo en ese país lo obligaba a tener conexión estable a Internet, pero con los apagones que duraban hasta 16 horas se le hacía imposible rendir en sus oficios. Por eso decidió emigrar a Colombia y, junto con su hermano, llegó a Medellín a probar suerte. Allá se encontró con el rap. 

Nuestras parceras de Frontera Morada conocen a Ibsen desde hace un buen tiempo. Él, un morador de la casa en Cúcuta, enseña ajedrez todos los miércoles. Ese espacio también le sirve para practicar el rap conciencia. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Little Bear (@little_bear_rap)

Historia de un artista emergente

Le preguntamos a Ibsen si se consideraba un artista y dijo que sí, no por haberse presentado en escenarios frente a cientos de personas, sino por concepción de vida: “Mis logros no han sido presentarme en tal sitio con tantas personas, no, es solo una concepción de vida, ver el mundo a través del arte y de la poesía”.

Sin ánimos de egos, ya perdió la cuenta de los temas que ha producido. “Son más de 100”, explica. En sus canciones habla de todo, pero más sobre conciencia y problemáticas sociales. Su primera composición, que escribió cuando vivía en Medellín, fue sobre lo que se vivía en las esquinas del centro de la ciudad con respecto a la drogadicción y a la prostitución. Ese tema se llamó La Esquina. 

Pero lo que más valora, según nos cuenta, es la utilidad de sus canciones. Ese es su sueño último: que sus letras sirvan para cambiar la vida de las personas, que cuando escuchen sus rimas le agradezcan por haber escrito y cantado esas canciones. 

En este vídeo te presentamos la conversación completa que tuvimos con Ibsen, que en el mundo del rap le gusta que lo conozcan como “Little Bear”, o pequeño oso, en español. 

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp

También te puede

interesar

Revolución del lenguaje
Peladxs parlantes
Mientras desayunamos