TRES POEMAS DE JULIO FLÓREZ

NAUFRAGIO

Lloró cuando la dije: adiós mi vida;
y al través de las gotas de su llanto,
sus inquietas pupilas parecían
dos góndolas azules naufragando.

 

HUMANA

Hermosa y sana, en el pasado estío,
murmuraba en mi oído, sin espanto:
«Yo quisiera morirme, amado mío;
más que el mundo me gusta el camposanto».

Y de fiebre voraz bajo el imperio,
moribunda ayer tarde, me decía:
«No me dejes llevar al cementerio…
Yo no quiero morirme todavía…»

¡Oh, Señor… y qué frágiles nacimos!
¡Y qué variables somos y seremos!
¡Si la tumba está lejos… la pedimos!
¡Pero si cerca está…no la queremos!

 

ABSTRACCIÓN

A veces melancólico me hundo
en mi noche de escombros y miserias,
y caigo en un silencio tan profundo
que escucho hasta el latir de mis arterias.

Más aún: oigo el paso de la vida
por la sorda caverna de mi cráneo
como un rumor de arroyo sin salida,
como un rumor de río subterráneo.

Entonces presa de pavor y yerto
como un cadáver, mudo y pensativo,
en mi abstracción a descifrar no acierto

Si es que dormido estoy o estoy despierto,
si un muerto soy que sueña que está vivo
o un vivo soy que sueña que está muerto.

 

JULIO FLÓREZ (Colombia, 1867 – 1924)

3 comentarios en “TRES POEMAS DE JULIO FLÓREZ”

  1. El lagarto me miraba, desde la piedra donde se asoleaba.
    Y el lagarto me miraba, con sus redondos ojos, ojos sin pestañas, grandes como un plato zopa,
    Y quería atrapar el lagarto, me apetecía sus costillares gordos que brillaban al sol, el me miraba saldría corriendo cuándo me le acercara.

    Y corte pepinos, lechugas y tomates, y prendí fuego, con leños que traje del río, y el fuego ardía como una fogata, y el lagarto me miraba con sus ojos dé plato.

    Y rajé un pan y puse pipinos, lechugas y tomate, haría un emparedado de lagarto.

    Y puse la olla vieja en la fogata, haría café, y tomaría café y comería emparedado de lagarto.
    Y el lagarto me miraba con sus ojos dé plato.

    De la nada salió un perro, y se lanzó al lagarto y este en veloz carrera cayó al río, y me quedé sin lagarto, pero me quedo el perro que me miraba, y más tarde hubo carne para mí emparedado y no era de lagarto.
    ©copyright.
    Albaro ballesteros.
    Poeta colombiano.
    D. R. A.

    Responder

Deja un comentario